Dulcemente perversa

Publicado: junio 21, 2010 en investigación

Eduardo Cruz Trinidad

Si bien es cierto que en este mundo patriarcal en el que convivimos se considera a las mujeres como el sexo débil, he de confesar que al ver a Karen O en la tarima se rompe dicho estigma. Ella da muestra de lo frágil y dulce que puede ser una chica pero a la vez te recuerda que también puede ser ruda y  revolucionaria, que propone ideas que escupe cuando interpreta sus temas.Karen Lee Orzolek, nombre completo de esta chica,  nació en Corea del Sur en el año de 1978. De madre coreana y padre polaco, Karen se fue formando como persona en New Jersey y estudio en el Colegio Oberlin, para después trasladarse a la Escuela de Artes de la Universidad de Nueva York.

Ella se ha convertido en una de las últimas divas de la música rock. Talento, carisma y una estudiadísima imagen se le une su actitud sobre el escenario, que le ha valido para ser comparada con grandes figuras del rock como Iggy Pop. Desde el año 2000 es líder del grupo de rock independiente Yeah Yeah Yeahs, con el que ha sacado tres discos fever to tell, Show your bones e It´s Blitz; también se le agregan los EP Yeah yeah yeahs, Machine y el Is is, paralelamente es integrante de otra formación llamada Native Korean Rock, que debutó en el 2008, y en donde Karen O saca a relucir su vena más romántica y melancólica. “Ella es maravillosa en muchas maneras. Es una gran líder y tiene un sentido agudo para comunicar nuestra música, y, a su vez, comunicarse con el público. Para ella, estar en  un escenario es muy similar a un sentimiento como el amor, se entrega por completo para lograr una comunión perfecta, sin importar las consecuencias” comentario que realizó Brian Chase, baterista de Yeah yeah yeahs en el artículo “Girls, Girls Girls” de la revista mexicana de música Warp número 25.

También ha participado en algunas bandas sonoras, como en la de Jackass 2 en donde colaboró con Peaches y Johnny Knoxville, y realizó una versión del tema de Bob Dylan, Highway 61 Revisited para I’m Not There de Todd Haynes. El año pasado creo la banda sonora para el largometraje infantil Where the wild things are junto a al grupo The kids, donde muestra su faceta como compositora.

Sin duda ella no es sólo un referente en cuanto al mundo del rock se refiere, pues incluso a fomentado una tendencia de la moda que se ha expandido en los últimos años en la juventud femenil. Sus estrafalarios atuendos creados por ella  y el diseñador Cristian Joy,  mágicamente cobran vida y se permean en el cuerpo de Karen como su propia piel al subirse al escenario.

Le gusta ser el centro de atención y tener la libertad de poder hacer en el escenario una deslumbrante velada armonizada con su melodiosa voz, o transformarlo en un desenfrenado y caótico festejo. La cantante ve una ventaja y no un obstáculo como se podría pensar el ser mujer en la escena musical “…tenemos la ventaja de no encasillarnos en un ideal o estilo en particular… tenemos la libertad de crear nuevos caminos sin prejuicios…”, palabras de la cantante para Warp. El toque especial que mantiene los reflectores hacia las mujeres no sólo es el glamor, o meramente una mirada sexista cuando se trata de un verdadero talento.

Y es que hay que presenciar de forma directa un espectáculo de los Yeah yeah yeahs para poder vivir la experiencia y constatar lo que se habla de ella. El pasado 27 de enero del año en curso la front girl se presentó por tercera ocasión en la Ciudad de México junto a sus acérrimos aliados: el guitarrista Nick Zinner y el baterista Biran Chase,

Los gritos pronunciando el nombre de ella cada vez se hicieron más evidentes cuando se veía entrar una silueta blanquecina al escenario del Palacio de los deportes. Serena  y al ritmo de las primeras notas en piano del tema Runaway se fue acercando al micrófono, “México City” gritó con gran euforia.  Los ánimos de los asistentes fueron creciendo con forme ella iba matizando el entarimado de diferentes tonos con su dulce y a la vez perversa voz, la sensualidad de sus movimientos y la fuerza que maneja al brincar y retorcerse como si se tratara de un ataque epiléptico.

La actuación de los tres integrantes de la banda deja satisfecho al público, pero es la simple presencia de Karen quien deja a tonito hasta el más exigente conocedor del rock. Quienes hemos tenido la posibilidad de disfrutar de sus conciertos damos punto de partida para saber que se trata de una buena cantante, sin pretensiones, que busca esa conexión con su público y que disfruta de una manera sin igual su trabajo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s