Oumou Sangare: la voz femenina de Malí.

Publicado: junio 3, 2010 en semblanza

Lorena C. M.

Oumou Sangaré es una de las cantantes de Malí más queridas. Tiene el don de transformar la música tradicional en música pop contemporánea, sutil y llena de matices, y a través de ella plantear cuestiones sociales controvertidas, en particular sobre los cambios del papel de la mujer en África. Desde la década de los 90’s, Oumou ha constituido una fuerza vital de la música afropop, su música se incluyó en la banda sonora de la adaptación cinematográfica de la novela Beloved de Toni Morrison, realizada en 1998.[1]

Sus canciones son de contenido social y musical diferente. No alaban a reyes o héroes de la cultura e historia mande, sino que dan consejos sociales a toda la comunidad. Oumou condena la poligamia y defiende la libertad de la mujer, las exhorta a luchar contra la opresión.

Oumou Sangare es un ejemplo para las mujeres malienses: propietaria de un pequeño hotel, dueña de una empresa de importación de coches chinos todoterreno y de un campo de diez hectáreas: “Hace veinte años que le canto a la mujer negra, a la mujer africana, demostremos a nuestros hombres que estamos capacitadas. La mujer africana siempre ha trabajado duro. Ahora quiere que se le reconozca. Y contribuir al desarrollo de su país. Con los ánimos musicales, con los microcréditos, las mujeres emprenden muchas actividades. Hoy las cosas en Malí han cambiado mucho a mejor. Los hombres pensaban que yo iba a revolucionar a las mujeres, que era la guerra. Y no. Es una guerra incruenta, que estoy haciendo también para ellos”. [2]

Oumou Sangare nació en Bamako, Malí, en 1968, a donde sus padres habían emigrado desde la región del sur del Río Níger conocida como Wassoulou. Su madre, Aminata Diaknite, también fue cantante y, como la mayoría de las mujeres de su generación, estuvo obligada a la poligamia; sin embrago,su esposo la abandonó  con seis hijos. Esta experiencia afectó mucho a Oumou: “Yo la veía sufrir y eso es lo que me empujó a cantar. Con trece o catorce años me iba a la calle, a los bautizos y las bodas para ganar algo de dinero y llevárselo corriendo a mi madre para ayudarla. La miseria me llevó a cantar y me obligó a dejar la escuela”.[3]

La región de Wassoulou ha producido grandes cantantes mujeres desde comienzos de los años sesenta, cuando Malí ganó su independencia. Oumou suele nombrar a figuras como Coumba Sidibe, Sali Sidibe y Flan Saran las cuales, entre otras, forjaron el distintivo estilo musical de sus ritmos basados en danzas locales como el didai, el sigui y principalmente el sogonikun, una danza con máscaras, tradicional del tiempo de las cosechas, es interpretada en su mayoría por niñas. Este estilo, el cual se conoce como “wassoulou“, combina los tambores djembe y karyaing, ritmos propios de las danzas tradicionales de la región con el sonido funky del kamalengoni (literalmente, “arpa de hombre joven“), un instrumento fundamental en dicho género. Se trata de un arpa antigua utilizada en los rituales de los cazadores del bosque de Wassoulou. El kamalengoni representa la juventud, es un símbolo de goce, libertad y cierta dosis de ruptura de las reglas establecidas.

“Malí es un país del Sahel, pero Wassoulou es una región de bosques, muy verde, y de tierra muy fértil. Su riqueza cultural se debe a la mezcla de etnias. Los peul son pastores nómadas que siguen a sus bueyes y como éstos necesitan comer hierba fueron desplazándose en gran número desde el norte de Malí hacia esa región. Allí estaban ya los malinké y los bambara. Wassoulou es una mezcla extraordinaria. Y la mezcla es lo más hermoso que hay”[4], expresa Oumou.

Malí limita al norte con Argelia y Mauritania, al sur con Burkina Faso, Costa de Marfil y Guinea Conakry, al este con Níger, y al oeste con Mauritania y Senegal. Los rios principales son el río Níger y el río Senegal, que son dos arterias vitales para la economía. Se distinguen dos zonas climáticas: en norte desértico y el sur con un clima subtropical. Dicho país cuenta con tres estaciones: de noviembre a febrero, la estación fresca; de marzo a junio, con temperaturas más cálidas; y de junio a octubre, la estación de lluvias

Ya en 1990, Oumou en su primer disco “Moussoulou”, exhortaba a las mujeres a ser libres y desafiaba el tabú de la sensualidad femenina: “Había que ser muyvaliente. Pero también estaba animada por el odio. Creía que alguien debía decirlo y me daba igual si me mataban”, afirma. “Cuando sufres mucho puedes superar todos los obstáculos. Un proverbio bambara dice que el primer maestro del hombre es el sufrimiento. Si logras sobrevivir ha sido un buen maestro”.[5]

Una vez convertida en una artista de fama internacional, se ha dedicado a luchar por los derechos de la mujer en África, en especial contra la poligamia y la ablación (también denominada “circuncisión femenina”).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a ésta prática como el conjunto de procedimientos que suponen la extirpación parcial o total de los genitales femeninos externos, ya sea por motivos culturales, religiosos u otros que no sean terapéuticos. Básicamente, existen tres tipos de ablación, que van desde la supresión del prepucio del clítoris, hasta la ablación total de los órganos genitales externos y reducción del orificio vaginal. En los casos más extremos, se introducen también sustancias corrosivas en la vagina.

La ablación se realiza desde hace 4.000 años, y es una práctica muy extendida en los países africanos: la mitad de las mujeres de este continente han sido sometidas a ella. Los índices más elevados se ubican en Somalia y Egipto –con un 9

8% de mujeres mutiladas-, Malí (94%), Burkina Faso (64%) y Guinea (60%).

No obstante, y al mismo tiempo, en los países donde es habitual la práctica de la ablación, cada vez hay más frentes abiertos –con frecuencia abanderados por mujeres– para acabar con dicha práctica. Precisamente uno de los primeros en liderar esa batalla fue Malí, que canaliza sus acciones fundamentalmente a través del Comité Nacional de Acción para el Abandono de Prácticas Nefastas (CNAPN), creado en 1996 con el objetivo de lograr el abandono total de la escisión. Al mismo tiempo, es significativo apuntar que en este país africano, el cuarto más pobre del mundo, el 62% de los profesionales sanitarios desean la prohibición formal de la escisión en los centros sanitarios y un 28% de éstos piensan que la práctica no debe potenciarse.[6]

En cuanto a la poligamia, Oumou Sangaré opina que: “es lo peor que se le puede hacer a una mujer. Mi lucha es para dar la palabra a la mujer y preguntarle lo que piensa. En Malí hay mujeres que eligen la poligamia, y yo respeto su elección. Soy musulmana, practico mi religión, hago mis cinco rezos diarios, pero me parece horrible que se fuerce a la poligamia a una niña que no ha vivido, que no conoce la vida. Yo quiero que la mujer pueda elegir libremente”.[7]

La cantante aprecia el apoyo que ha recibido y los logros conquistados: “Definitivamente, siento el calor y el amor de la gente de Malí y eso me hace sentir muy orgullosa. Allí las cosas han mejorado mucho. Entre todos hemos sacado al foro público cuestiones como la poligamia y la circuncisión femenina, y las mujeres han ganado más libertad, aunque todavía hay mucho trabajo por hacer. Lo curioso es que en el extranjero se tiende a ver a las mujeres musulmanas como personajes oprimidos. En mi país las mujeres son musulmanas, pero son también muy valientes, y no dudan en demostrarlo. Tienen carácter. (…)Ellas viven sus vidas sin dejar de respetar su religión. La religión está en sus corazones, pero la gente es libre. No hay obligación de llevar el velo o cerrar los ojos y no ver nada.”[8]

El 16 de octubre de 2003Oumou Sangaré fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

En calidad de Embajadora de Buena Voluntad, acompañó a Dee Dee Bridgewater en visitas oficiales a proyectos de la FAO en Malí en agosto de 2006, donde asistió a varias conferencias de prensa y se reunió con el Presidente del país. Además, protagonizó, con un grupo musical, un acto de sensibilización dedicado a la FAO que se celebró en Roma en 2004, y obtuvo un gran éxito en su actuación el Día Mundial de la Alimentación celebrado en la Sede de la FAO en octubre de 2006.[9]

“La mujer representa coraje y valor por salir adelante, energía para prosperar. Si todas las mujeres africanas tuvieran oportunidad de ser libres podrían ayudar a construir mejor nuestra sociedad”, recalca Sangaré: “no pretendo una guerra entre hombre y mujer. Son complementarios, juntos aportan equilibrio”.[10]

Discografía

  • Moussolou (1990)

Oumou en compañía de Amadou Ba Guindo y un selecto grupo de músicos —que incluía a Boubacar Diallo, en la guitarra, y a Aliou Traere, en el violín— viajaron a Abidjau, en la Costa de Marfíl, y en sólo siete días grabaron, en los estudios JBZ, “Moussolou“ (Mujer) una colección de seis composiciones originales de Oumou.

  • Ko Sira (1993)

Su segundo álbum, “Ko Sira“(El matrimonio de hoy). Grabado en Berlín y lanzado por World Circuit en 1993, incluye “Sua Magri“, un tributo rítmico a la memoria de Amadou Ba, quien falleció en un accidente automovilístico.

  • Worotan (1996)

Su tercer álbum, titulado “Worotan” (diez nueces de Kola: el precio tradicional por una novia en Malí) fue lanzado en 1996. Oumou trabajó con Pee Wee Ellis, trompetista de James Brown e incondicional de Honny Horns. Nitin Sawhney, guitarrista británico-asiático, también hizo una importante contribución al álbum, principalmente al final de la canción “Djouolon“.

  • Oumou (2003)
  • Seya (2009)

Tras seis años de silencio, la cantante regresó con “Seya” (Alegría), álbum que confirma a Oumou Sangaré como voz de referencia de la música africana contemporánea. En este último disco, también trata los temas de la emigración y el regreso a la tierra natal.

Fuentes consultadas:

  • Blanco, Fernando. “Mali, corazón musical del África Occidental.” en

http://www.aulaintercultural.org/article.php3?id_article=3365 (29-mayo-2010 18:10 hrs)

  • Fuentes, Carlos. “Oumou Sangaré, la voz que África estaba esperando” en

http://www.webislam.com/?idt=12069 (30-mayo-2010 14:13 hrs)

  • Galilea, Carlos. “Oumou Sangare, reina de África.” en

http://www.elpais.com/articulo/arte/Oumou/Sangare/reina/Africa/elpepuculbab/20090228elpbabart_5/Tes  (24-mayo-2010 19:20 hrs)

  • Martínez, Pablo. “Oumou Sangare: “Siempre he tratado de estar cerca de los problemas de las mujeres”” en  http://www.webislam.com/?idt=14449 (30-mayo-2010 14:00 hrs)
  • T. J. “Mutilación genital femenina.” en

http://www.cuervoblanco.com/PDF/C17/MGFemenina (26-mayo-2010 17:28 hrs)


[1] http://www.fao.org/getinvolved/ambassadors/ambassadors/ambassadors-oumousangare/es/

[2] Galilea, Carlos. “Oumou Sangare, reina de África” en

http://www.elpais.com/articulo/arte/Oumou/Sangare/reina/Africa/elpepuculbab/20090228elpbabart_5/Tes

[3] Ibídem.

[4] Ibídem.

[5] Ibídem.

[6] T. J. “Mutilación genital femenina“ en http://www.cuervoblanco.com/PDF/C17/MGFemenina

[7] Galilea, Carlos. Op. Cit.

[8] Martínez, Pablo. “Oumou Sangare: “Siempre he tratado de estar cerca de los problemas de las mujeres”” en http://www.webislam.com/?idt=14449

[9] http://www.fao.org/getinvolved/ambassadors/ambassadors/ambassadors-oumousangare/es/

[10] Fuentes, Carlos. “Oumou Sangaré, la voz que África estaba esperando” en

http://www.webislam.com/?idt=12069

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s